viernes, 21 de marzo de 2014

Cómo cuidar el cuero cabelludo para presumir de melena saludable

Para el común de los mortales, podría parecer que el cuero cabelludo está ahí para sujetar el pelo, pero no, tiene otras funciones más importantes como proteger el cráneo y regular e informar de alteraciones internas y externas del cabello. La piel del cuero cabelludo es cuatro veces más fina que la del resto del cuerpo, por lo tanto más frágil. También es notablemente más sensible, debido a que tiene más terminaciones nerviosas que ninguna otra piel del cuerpo humano. Un cuero cabelludo sano nos garantiza un nacimiento de cabello saludable, resistente, nutrido, brillante, protegido; una fibra capilar de calidad preparada para brushings, coloraciones y melenas largas. Pero estamos mucho más expuestos de lo que pensamos a 'enfermar' de cuero cabelludo, así de crudo, 2 de cada 5 mujeres tienen el cuero cabelludo sensible así como 1 de cada 3 hombres sufren este mismo problema. 
Asun Pont, Responsable de Formación de Kérastase, nos explica por qué motivos puede verse alterado: problemas internos, como cambios hormonales, desequilibrios alimenticios, tabaco, stress, descansar poco, cambios de vida y estados de nerviosos. También los propios de la edad, al cumplir años nuestro metabolismo sufre un ralentizamiento celular provocando un cuero cabello más sensible, vulnerable, seco y con menor fuerza de protección al cabello que nace por debajo e incluso perdida de densidad.Problemas externos, como cambios ambientales, sol en exceso, polución, ciertas aguas de las ciudades, el uso de champús inadecuados que evitan una buena transpiración del cuero cabelludo, uso abusivo de herramientas de calor y lavado del cabello con agua demasiado caliente, entre otros.
Pero, ¿cómo saber que estamos teniendo un problema de cuero cabelludo? Marcos Rubiño, director creativo del salón de peluquería Elvisostyle nos avisa de que “el cabello da muchas pistas sobre el estado en que se encuentra el cuero cabelludo en función de cuál sea su problema. Si es un cuero cabelludo graso porque sus glándulas sebáceas están produciendo un exceso de sebo que obstruye el poro, el pelo estará apelmazado y pegado a la raíz, pesará y, por lo tanto, carecerá de volumen, movimiento o naturalidad. Si al contrario, tenemos un cuero cabelludo seco, entonces la piel se deshidrata, puede notarse tirantez e incluso provocar picor y descamación. Así, el pelo se muestra áspero, mate y con evidente pérdida de flexibilidad. También en casos de cuero cabelludo sensible, caspa o una dermatitis, es frecuente que el pelo pierda brillo y movimiento natural debido a la constante acción de rascar o también por el uso inadecuado o incorrecta aplicación de productos que combaten estas patologías”, aclara el experto.
Acudir a un buen salón de peluquería nos puede ayudar si contamos con un buen profesional que nos aconseje. Desde La Maison, su director Eduardo Sánchez nos explica que “antes que nada se debe detectar la causa y el origen del problema. Prevenir siempre es mejor que curar, por ello es fundamental usar diariamente productos de buena calidad y adaptados a cada cuero cabelludo en particular. Dos veces al año podemos regenerar el cuero cabelludo con productos capilares que optimicen  la regeneración folicular gracias a sus células nativas vegetales”.
La frecuencia de lavado es otro de los temas discordantes. ¿Lavamos el cabello a diario o 2-3 veces por semana? Eduardo aclara que “un lavado excesivo no es bueno para la salud del cuero cabelludo, sobre todo si usamos un champú de limpieza profunda, lo que dará como resultado un exceso de sequedad o de producción de sebo; este último como defensa natural de nuestra piel. La recomendación sería de normalizarla frecuencia de lavados a 3-4 veces por semana, y el uso de champús bio-regularizadores o dermo calmantes.
Por otro lado, no nos damos cuenta del complejo que el cuero cabelludo en mal estado nos crea hasta que lo padecemos. Marcos Rubiño, de Elvisostyle, destaca que “algunos clientes vienen avergonzados a la peluquería, sobre todo cuando los síntomas son muy visibles y evidentes, como exceso de caspa, cuero cabelludo seco, incluso pequeñas heridas o rojeces. Pero sin duda alguna lo que más acompleja, tanto a hombres como mujeres, es la caída del cabello, independientemente de las causas que lo provocan u originen. Cuando más se evidencia el problema de la alopecia, mayor complejo e incluso problemas psicológicos crea

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada